Noticias

Inverosímil producción de unos olivos abandonados en Hellín

Efectivos del equipo ROCA de la Guardia Civil de Tobarra han investigado a un vecino de la localidad albacetense de Hellín, de 25 años de edad, como presunto autor de un delito de receptación y posterior venta de 12.120 kilos de aceituna, la mayoría de ellos de procedencia desconocida.

Las investigaciones se iniciaron a principios de año, dentro del dispositivo que la Guardia Civil albaceteña viene desarrollando en su provincia con motivo de la campaña olivarera 2018-2019.

Las almazaras y puntos de compra de la aceituna deben disponer de un libro de registro de recepción del fruto, anotando todo lo relativo a la entrega, desde el peso de la carga, la procedencia del fruto y la autorización del propietario de la explotación, si ésta fuera procedente de la rebusca.

En una de estas inspecciones, los investigadores detectaron en una almazara de la comarca hellinera a una persona que estaba entregando pequeñas cantidades de aceituna, justificando su procedencia con una parcela propiedad de su familia, para lo cual obtuvo un número que le incluía en el Registro General de Producción Agrícola (REGEPA).

Gestiones posteriores permitieron comprobar que el referido terreno, contaba con unas 60 a 65 oliveras en estado de abandono, a las cuales, durante varios años, no se les habían realizado mantenimiento de poda, labranza o abonado del terreno. 

Según estimaciones de personal técnico en agricultura se pudo determinar, que esos olivos, en el presente año, podrían haber producido una cosecha que oscilaría entre 10 y 15 kilos por árbol, lo que arrojaría un total aproximado de 1.000 kilos de producción… ¿Dónde está el resto?

Tras la obtención de estos datos, la Benemérita realizó una inspección más exhaustiva en la almazara, averiguándose que esta persona había efectuado 49 entregas de aceituna, prácticamente a diario, entre los meses de noviembre de 2018 a febrero de 2019, en total 12.120 kilos, todos ellos amparados bajo la misma propiedad.

Ante estas evidencias la Guardia Civil comenzó a sospechar que la aceituna entregada por el investigado podría proceder de pequeños hurtos cometidos en la provincia.

Por las 49 entregas de aceituna el investigado logró un beneficio de 2.020 litros de aceite, de los que ya había retirado 1.613, valorados en 6.060 euros, inmovilizando la Guardia Civil los 407 litros restantes, que ya se encuentran a disposición de la autoridad judicial que entiende del caso

Las diligencias, instruidas por componentes del equipo de robos en el campo (ROCA), fueron puestas a disposición del Juzgado de Instrucción número DOS de Hellín, en funciones de guardia.

La Guardia Civil continúa las investigaciones, encaminadas ahora a determinar los lugares de donde se sustrajo el producto, no descartando la detención de más personas involucradas en los hechos investigados.