Cultura Noticias

El presidente de Cofradías y Hermandades de Hellín, contento pese a la lluvia

Víctor García,  presidente de la Asociación de Cofradías y Hermandades quiso hacer un primer balance sobre el resultado de los actos transcurridos en una semana azarosa, donde la lluvia hizo estragos en algunas de las procesiones, ya que algunas o no salieron o tuvieron que hacer una especie de simulacro.

García aclaró en el referido balance que lo hacía a título personal. Su referencia se empezó con un Viernes de Dolores que calificó de «intenso», por la gran cantidad de actos programados: tamborada y procesión infantil, y Vía Crucis, que todos se desarrollaron sin ningún tipo de incidentes, Asimismo quiso hacer una referencia para indicar que la ermita del Calvario estuvo abierta hasta las cuatro de la madrugada para quien quisiera visitarla, entre ellos los tamborileros.

Sobre el Domingo de Ramos, quiso destacar el acierto de colocar el único paso que desfila, “La Entrada de Jesús en Jerusalén” encima de la fuente, para simplificar el trabajo los medios televisivos y gráficos de información, como también la salida de la procesión por detrás del templo de la Asunción. Asimismo indicó el cumplimiento del horario señalado para esta primera procesión.

Del Vía Crucis del lunes significó la gran afluencia de público, y de la procesión del martes elogió la buena organización de la Hermandad de San Antón, que cumplió con todos los requerimientos.

Ya metidos en los días fuertes, quiso señalar el paso de la imagen del Cristo de Medinaceli por el Rabal.

Aunque el pronóstico era un tanto incierto, dijo que se acertó al ordenar que saliera la procesión del Miércoles Santo, donde, reiteró, se cumplió lo estipulado, gracias a la colaboración de autoridades, tamborileros y baristas.

Jueves Santo, señaló, fue un día muy complicado, teniendo que retrasar la salida de la procesión media hora.

Ya sobre el último tramo, Víctor García aseguró que las decisiones de suspender las procesiones son difíciles de tomar, pero ante la lluvia nada se podía hacer y creía que todo el mundo la había entendido así.

Por último en este balance, señaló en cuanto a lo del Domingo de Resurrección, el Ayuntamiento colaboró instalando una carpa de grandes dimensiones en el Recinto Ferial, por si al final se llevaba a cabo la procesión, pero el tiempo era completamente adverso.